Atención al popular en Larraitz. Foto Mayayo