Quinta visita del UltraOxígeno a la Roncesvalles-Zubiri

Aquí Galería de fotos de la carrera vía Diario de Navarra
Aquí clasificación de la Roncesvalles-Zubiri 2.010 (tiempos brutos)

 

Velando armas en el Puente de Zubiri. Edición 2008

 

Este año hubo hasta 1.000 dorsales repartidos para correr la V Roncesvalles-Zubiri. De ellos, apenas 63 corredores llevamos asistiendo sin falta desde la edición inicial. Así que tanto Dallas como yo subimos de nuevo a la Abadía para cumplir con lo que supone la 5ª visita del equipo UltraOxígeno a la carrera.
Como cada año, dedicamos el sábado a visitar algunos rincones navarros. Este año, gracias a la guía de turismo en el antiguo molino de Roncesvalles, descubrimos el encanto de los valles del Urrobi y Erro. En especial nos gustaron la pila bautismal en San Miguel de Aoiz, así como la plaza ferial y callejas de Urroz.
Y más que ninguna, la armonía y el misterio que rodean a San Martín de Artaiz. (Aquí detalle sobre sus tallas románicas)

*Fachada Sur de San Martin de Artaiz (SXII)

Y al fin salió el día de carrera, tiempo muy revuelto: “¿Lloverá, no lloverá? ¡Cómo sopla el aire!”. Bajo la pancarta, un rebaño de año en año más numeroso y afiladico. Este 2.010, el record de carrera ha caído hasta las 1h14m, tiempo fulminante para una media maratón de monte.
A cambio, aparecen nuevos “corredores” por Roncesvalles que no entienden esta prueba: Triste sensación al  ir a visitar al Santiago Apóstol en la iglesia por la mañana y encontrar tres personas ya estirando y charlando a todo pulmón en el mismímo pasillo central. Total desprecio al lugar y a los peregrinos que allí acudían, en algunos casos ya con cientos de kilómetros bajo sus pies. La ignorancia lleva dorsal, a veces😦

*Entrada principal Abadía Roncesvalles. Punto de arranque oficial de la carrera.

De vuelta al pelotón bajo la pancarta, abundan las charlas sobre la marca a batir en la Behobia en un mes.
Ana se queda atrás. Con lesión en un pie, su reto 2010 es completar la carrera con pundonor, y sumar sus “Cinco Lobitos” en esta Zubiri. MI objetivo, rebajar mi marca de 1h49 en la carrera, que por lesiones y otros no avanza desde 2.007.
Ceremonia de salida, con aurresku y chiste en latín del deán incluidos. Y por fin salimos, este año sin pistoletazo. Primeros 250m neutralizados hasta el embudo de la senda emboscada, donde está la alfombrilla de salida oficial. Atasco habitual en el primer km bajo el hayedo, para luego irse ya abriendo la carrera y cada uno a la suya.Al paso por Burguete (3k) me saluda Oscar, de Buñuel. Compartiremos casi 10k pasándonos según el perfil: el gana posición en las subidas, yo en las bajadas. Decido reservar en las rampas, y subo varios tramos andandito, para llegar con fuerza al tramo final del 14k en adelante. Es ahí donde de veras se puede ir rápido rápido si te quedan fuerzas.

Y funcionó bien. Por primer año no tuve avisos de calambres en el tramo final, incluso al ir sobrado respecto al objetivo, pude hacer la bajada final reservando para no recargar la rodilla. Meta en 1h42, justo detrás de la 2ª mujer  (#194 de los 867 clasificados) Bien.
Me cambio ligero y voy, como cada año, extramuros del Puente Medieval a animar a los corredores del pelotón de cola y esperar la llegada de Ana. Es uno de los ratos que más disfruto cada año: Ver las caras de alegría de quienes se vacían para lograr completar la carrera entre las 2h30 y las 3h del tope final me impresiona, siempre. Ahí está Dallas, que entra para completar su 5ª meta consecutiva en Zubiri. ¡Bravo!

*Camiseta exclusiva para los corredores veteranos de las 5 ediciones

Como cierre, pasamos por el frontón para reponer con el menú clásico de la prueba: Pochas, ternera asada con pimientos y queso de la tierra. Los voluntarios: Antes, durante y despues de la prueba han estado magníficos, una vez más. Por ellos, y por tantos cosas más, volveremos en 2.011. ¡Claro que sí!