Bienvenidos a Leadville, Colorado

*Panorama de Leadville, a 3.100m, dominado por el Mount Massive (4.396m)

Pasan los días y andamos ya a dos semanas exactas del inicio de las Cien Millas de Villaplomo, (“Leadville 100 Miles Trail Run”) el reto principal de esta temporada. Dado que la carrera mantenía siempre sus 161km por entre 3.100 y 3.800 metros, una precaución mínima era poder pasar unos días previos en la zona, aclimatando. Y a eso hemos venido.
Aunque hemos de reconocer que si en un primer momento vinimos para preparar bien la carrera, sin otras expectativas, Leadville nos ha sorprendido agradablemente porque es bastante más que la sede de una gran carrera.

*Calle principal de Leadville una tarde de viernes

Desde el otro lado del Atlántico no habíamos imaginado el cariño y el orgullo que estas gentes ponen en recordar y revivir su duro pasado de mineros y pioneros del Oeste mas clásico. Vidas cortas, muchas veces feroces, que hoy celebran y homenajean de mil maneras. El núcleo anual de esta tradición es el Boom Days Festival: Duelos a tiros en la calle, carnavales 1880, rodeos de habilidad en Harleys, concursos de minería a mano y carreras a pie con burro de hasta 30km. Nada que de la vuelta al mundo, claro, solo diversión al gusto local.
Y todo compartido sanamente en la misma calle -no hay otra- por ejecutivos trajeados, bandas de latinos, ángeles del infierno en cueros, grupetes de encrestados adolescentes punkies y guiris asombrados bajo la tutela de la policía local circulando en bici de montaña.


*Avifauna en los marjales de Twin Lakes

La naturaleza ha estado también más vistosa de lo esperado. Ciervos saltando las vallas de la carretera con total naturalidad. Cabras montesas, alces  y otros grandes ungulados vigilando un poco más ocultos o en lo alto. Ardillas, chipmunks y perritos de las praderas ojeando cada paso del visitante por caminos y sendas bosques. Una explosión.
Pescadores y cazadores conocen de sobra los méritos de todo el condado. Aunque es un mundo ajeno al mío, sí me llama la atención la seriedad en todo lo relativo a formas legales y sostenibles de caza y pesca.
*Ciclistas de montaña rodando a 3.400m. de altura en Sugarloaf Pass

Mención aparte para el ciclismo de montaña en la zona, verdadera meca continental. En la versión recreativa, con decenas de duras y hermosas rutas ciclables en alturas de hasta 4.000 metros. En lo deportivo, el próximo 14AGO podremos asistir aquí a la carrera de BTT más importante de las Américas. Son 100 millas en bici a cubrir en tope de 13 horas. Rodarán primero por la parte más “suave” de nuestra carrera a pie y la completan con tramos ciclables exclusivos. Entre los 1.500 dorsales, los favoritos 2.010 son:  Levi Leipheimer, (2º Vuelta08 vs Contador) en plena forma. Y el campeón de la edición 2.009, Lance Armstrong, este año lejos de su nivel. Sea por placer, sea por apurar los últimos entrenos pre-carrera, la abundancia de caballos de acero estos días en cada sendero impresiona. Igual que las buenas maneras con el peatón de los ciclistas de estas tierras.

*Senderismo a 3.800m. de altura en Hope Pass.

Y como lo que más me es gusta andar o correr por el monte, las semanas aquí se me van a pasar en un suspiro. Villaplomo ofrece de todo y todo bueno. Decenas de rutas senderistas balizadas de pequeño, largo y gran recorrido (Ej: El Colorado Trail consta de unos vistosos 800km de alta montaña)
Una decena de Fourteeners (Picos de > 4.200m) que ascender sin cuerda, con descomunales vistas. En nuestro caso, ya hemos visitado la cima más alta de las Rocosas, los 4.402m. del Mount Elbert., magnífico.  Pese a las demandas de la carrera que espera, confiamos en poder visitar un par más de amigos suyos: Mt Massive y el Pico La Plata. Al tiempo.

Un par de semanas por delante para gozar como niño en juguetería, sin dejar de mirar por el rabillo del ojo a la bicha que espera el 21AGO. La carrera cuenta en su palmarés con muchos finalistas mejicanos, alemanes, italianos, franceses…incluso de Hong-Kong. Pero parece que en sus 26 ediciones no encuentran ningún español que haya cruzado la meta. Sería bonito poder sumar un país más a esa lista, no? 🙂

*Recorrido Leadville 100 Miles Trail Run 2.010 a vista de pájaro.
Para lograrlo, habrá que esforzarse: 80 km. de ida Leadville-Winfield, más 80 de vuelta.
El plazo, 30 horas. El premio, dolores para un mes y una hebilla de plata para toda la vida.
No parece mal trato.

PD: Hollywood parece haberse fijado en la historia de esta carrera, y muy especialmente en la mágica edición de 1.994. Aquel duelo tremendo entre cinco jóvenes tarahumaras, -considerados invencibles por los corredores masculinos de su época- y la quizás mejor corredora de montaña de la historia, Ann Trason. Carne de leyenda, que quizá veamos pronto en cines del mundo entero.

Advertisements