Rutas: De Rascafría al Cerro Morete (2133m)

*Panorama salida de Rascafría con el Peñalara (2.430m) al fondo
La silueta orgullosa del Peñalara llama a su ascensión desde toda la meseta castellana. Ya en los tiempos prerromanos los arévacos lo consideraban su montaña sagrada. Hoy siguen afluyendo ilusiones a su cima cada día del año.
Hay 3 puntos de salida clásicos para subirlo. Elegir uno u otro llevará un tipo completamente distinto de placer, de reto tambien. Como curiosidad, todas las rutas al pico son recorridas por carreras de montaña.
Puerto Cotos (1.870m)-Peñalara. 4,5km La clásica. Corta, rápida y la más segura. Incluida en el Maratón alpino madrileño, en su variante por el Cdo. Citores.
La Granja (1.522m)-Peñalara. 11k. Dura y vistosa. Cara norte, con el tercio superior de subida cargado de nieve/hielo en invierno. La Media Maratón de Montaña de la Sierra de Segovia sigue la traza en su totalidad.
Rascafría (1.100m) -Peñalara. 16,5km. Dos tramos muy diferentes. Primeros 9k por pistas y senderos hasta los 2.039m del Puerto del Reventón. De ahí en adelante otros 7,5k de espectacular cresteo hasta tocar cima. Gran ambiente, aunque muy delicada en invierno o en días de meteo inestable. El Gran Trail Peñalara, de próximo estreno en Julio 2.010, la ha incluido como parte clave en su travesía integral del Guadarrama.

*Senda por el robledal, camino de El Carro del Diablo (1.550m).
“¿Qué mejor forma de volver a correr juntos por monte?” Eso pensamos Pedro y yo, antes de ponernos en camino desde Rascafría para subir y bajar la ruta. La salida promete: 0ºC en los 1.100m del altura del pueblo, ufff. Pero luce el sol en lo alto. Al lío.
Los primeros tramos corriendo por senderos entre el robledal y el pinar son una delicia, pisando las hojas secas y ganando altura entramos pronto en calor. Pasados unos 4k y ya a 1.550m. de altura pasamos el Carro del Diablo y dejamos los senderos para seguir por ancha pista forestal que nos llevará casi casi hasta el mismo Puerto. Los últimos km. de pista los hacemos ya corriendo sobre una capa de nieve de casi un palmo.
A medida que subimos perdemos de vista el sol y nos vemos envueltos por niebla, nubes bajas y viento. Si en el pueblo hacía 0ºC al salir con cielo azul, al llegar a los 2.039 del Puerto envueltos en una marea gris, gozamos de un sólido bajocero y piso de nieve/hielo garantizado.

*Invierno serrano en la cresta del Pto. Reventón al Cerro Morete (2.133m)
Si el temporal agarrado en lo alto no levanta, el material de corremontes que llevamos encima no nos vale para aguantar los 7k de cresta que nos esperan. Aún así, decidimos darnos una oportunidad y tirar un rato más para lo alto. Quizá el día se abra y nos permita coronar, ya veremos…
Seguimos subiendo, ya abriendo huella. Los pocos montañeros que eligieron esta ruta hoy los hemos dejado atrás mientras corriandábamos hacia lo alto.
Pasa media hora de gélido paseo por la cresta hasta que llegamos a los 2.133 del Cerro Morete. Seguimos envueltos en una nevera, y viendo gris por todas partes. El termómetro anda varios grados bajo cero. Corriendo en mallas y zapatillas no estamos para aguantar la hora y media aprox. de montaña que aún nos queda hasta el pico. Así pues, decidimos entre tiritonas volvernos abajo, de vuelta hacia el pueblo y los rayos del sol sobre el valle.

*Vista general desde el Peñalara (2.430m) a Rascafría (1.100m)

Nuestro primer tramo de vuelta al puerto entre la bruma es muy confuso. En un momento dado, tenemos que tirar de la función “vuelta a casa” (trackback) del GPS, -gracias Garmin- para evitar perder la traza. Ya bien encaminados, seguimos bajando hasta el Reventón. De aquí en adelante el frío no muerde ya tan fuerte y la ruta no tiene pérdida.
El cuerpo nos pide correr sin parar para entrar en calor, y le damos gusto. Ahora sí disfrutamos pisando la nieve en una bajada a ritmo. Por fin, sobre los 1.800m. de altura volvemos a ver el sol, y gozamos de las vistas sobre todo el Valle del Lozoya. Así da gusto 🙂
Con el sol en la cara y una larga bajada por delante, el tiempo vuela. En apenas 45 minutos desde el puerto entramos de vuelta al pueblo. Los últimos 9km de pista y senderos entre robles han ido cayendo a buen paso, y llegamos sonrientes a nuestra meta. En poco más de una hora hemos pasado del bárbaro frío del cordal a poder quitarnos hasta la camiseta y dejarnos secar al sol. Contrastes.

*Panorama del Valle del Lozoya desde las cercanías del Pto. del Reventón.
En total, hemos pateado casi 23k de grandes panoramas. Han salido 3h30m con su poquito de aventura, todo un placer volver así al monte. Aunque ahora mande el asfalto, seguiremos buscando algunas correrías de invierno para nuestras zapas. Siempre con la prudencia debida, claro 😉
Advertisements