Edurne Pasabán intenta su duodécimo ochomil

*Expedición TVE Kanchenjunga 09. De izq a dcha: Juan, Jorge, Asier, Edurne y Ferrán.
Desde hace casi 30 años, abducido en un viaje infantil a Ordesa, me siento parte de esa tribu primitiva de humanos -defectuosos de fábrica, sin duda- fascinados por encaramarse al monte más alto de sus alrededores y más allá. “Conquistadores de lo inútil”, se llaman a sí mismos 🙂
Por lo que he podido aprender de la pandemia en estos años, hay nombres grabados a fuego por nuestros chamanes. Quizás las dos referencias más universales sean Edmund Hillary y Reinhold Messner. Admirables ambos tanto por sus logros deportivos como por su amor a la montaña y sus gentes a lo largo de toda su vida. A nivel nacional, quienes más me llegan son la mítica cordada Rabadá-Navarro, y Juan Oiarzábal . Por cosas del destino, tuve incluso la suerte de compartir hace años alguna ascensión andina con Juanito. Un lujo.
Unas pocas mujeres, muy pocas aún, van dejando tambien grabados sus nombres en piedra para la historia tribal. Una de las que más admiro es la tolosarra Edurne Pasabán, nacida el 1ago73.
Edurne está hoy día en plena madurez como himalayista. En estos momentos se encuentra en Nepal, rumbo a la cima del coloso de 8.656 metros Kanchenjunga. Un viaje compartido una vez más con el equipo de “Al filo” de TVE. El reto de superar una montaña de ochomil metros no es nuevo para ella, nada más lejos.
Si en las próximas semanas logra subir desde el Campo Base, donde llegaron ayer, y hollar la cima del Kanchen habrá coronado ya 12 de los 14 ochomiles de la Tierra. Solo éste, el Manaslu y al Annapurna le quedan aún por ascender. Es más, Edurne está volcada en ser la primera mujer sobre la tierra en completar la ascensión de los catorce ochomiles del planeta, con dos grandes rivales en la aventura.
El valor de completar esos catorce sería descomunal. Es un reto que exige décadas de esfuerzo al máximo nivel, sacrificios sin fin y un compromiso personal máximo. A muchos de los mejores alpinistas de la historia les ha hecho pagar un precio fatal en el camino. La propia Edurne ya pagó cara la cima del K2 en 2.004, sufriendo graves congelaciones y amputación de dos falanges en los pies. Juanito, compañero en aquella odisea, fue de hecho el primer español en coronar los catorce. Aún no llegan a 20 los hombres que lo han logrado en la historia.
*Edurne y Thor, de paseo

Cuando veo lo que ella representa, y lo comparo con las imágenes de mujeres que copan las portadas y artículos de revistas femeninas del kiosco…no logro entenderlo, la verdad. 😦
Mal está la poca atención de la prensa generalista o deportiva, donde se puede argumentar un predominio de lo masculino, etc..pero que apenas se vea incluso en la prensa hecha por mujeres y para mujeres es triste, creo. Periodismo, dicen.
Por si su faceta deportiva y su aventura -histórica- fueran poco, la biografía de esta mujer es muy representativa, quizás, de las batallas de las chicas de hoy: Estudió y acabó por completar ingeniería técnica industrial mientras iba saliendo al monte con amigos y familia, cada vez un poco más alto (Su primer ochomil cayó en 2.001).
Ha sido pequeña empresaria con la casa-restaurante rural familiar. En un momento dado, lo dejó todo para marchar a Andorra con su pareja. Algo que le trajo momentos dulces y tambien una larga depresión posterior. Depresión que superó en parte gracias a cursar un master y a los compañeros allí encontrados. Hoy reside en Barcelona y entrena en un centro de alto rendimiento, con la dedicación propia de los atletas olímpicos.
En fin, solo comentaros que en los próximos días y semanas tendremos la suerte de poder asistir a un bellísimo baile entre la voluntad y la experiencia de una gran cordada de alpinistas, y la tremenda dureza de un coloso del Himalaya. Y que este baile, -cuyos primeros acordes ya están en marcha- puede ser uno de los últimos antes de lograr un pequeño gran paso para la Humanidad: La conquista de los catorce ochomiles de la Tierra por una mujer. Ojalá sea una guipuchi. 😀
Además, podemos sentirnos más cerca que nunca de esta expedición: 
Siguiendo en tiempo real por gps toda la expedición aquí. Asombroso.
Compartiendo con Edurne a través de su perfil en Facebook las impresiones e imágenes de algunos momentos, remitidos vía satélite desde las propias tiendas de campaña.
¡Aupa Edurne!
Advertisements