Maratón de Sevilla 2009

Los ultraOxígeno no descansan, y prueba de ello es que Sergio y Pedro estuvimos este domingo corriendo el Maratón de Sevilla. También corrió Pablo y nos acompañó una reportera de lujo, Ana.

Sergio y Pedro antes de afrontar los 42km de Sevilla

El domingo, tras dejar nuestras pertenencias y quedarnos solo con las ilusiones y los miedos que se tienen tras meses de entrenamientos, de cuidados, de series, de rodajes, etc, nos fuimos Sergio y yo hacia la salida. Nervios, risas, suerte compañero, y pistoletazo de salida. Tras abandonar el estadio cada uno puso su ritmo, 5 min/km en el caso de Sergio, 4:30 en mi caso.

Mis primeros kilómetros fueron un poco raros porque me sentía pesado y no terminaba de encontrarme en carrera. A partir del km 4 me uní a un grupo bastante majo que iban como un reloj, a 4:30, y pensé “aquí me quedo, esta estela no debo perderla”. Así fueron pasando los kilómetros y poco a poco, en el km 15, ya me iba sintiendo mejor. El ambiente en el grupo era de compañerismo, cogiendo los más cercanos al avituallamiento las botellas para los demás, hablando muy poco pero sabiendo todos que así, en grupo y a ritmo constante, es como se corre bien un maratón.

p1080662

Llegamos a la media en 1:35, clavados. En ese momento subimos un poco el ritmo hasta llegar a 4:15. Miraba el reloj sentía verdadero vértigo porque me sentía bien, mis pulsaciones se mantenían entre 157 y 163, pero al ir más rápido de lo previsto tenía dudas de si me encontraría con el muro o no. En el km 25 sólo quedabamos dos personas del grupo, un corredor veterano de Torremolinos y yo. Así fuimos hasta el 35, a 4:15 y adelantando a grupos y corredores aislados. De hecho, desde antes del km 20 no nos adelantó nadie. ¡Qué subidón mental!

04-en-el-km37

En el km 35, sintiéndome genial (y para muestra la foto), decidí echar el resto y apretar. Me puse a 4:10 y así aguanté hasta prácticamente la meta. Los últimos 2 kilómetros se me hicieron largos pero apenas bajé ritmo. ¡Iba eufórico, había ido de menos a más y estaba casi a mi ritmo máximo de media maratón! Vinieron a mi mente muchas escenas de estos últimos meses, de estos entrenos duros de invierno, de los amigos y amigas que están ahí apoyando, etc.

La entrada al estadio fue espectacular. El mismo sitio por el que, 10 años antes, Abel Antón se convirtió en campeón del mundo de Maratón. El mismo túnel y el mismo tartán en el que este día yo estaba sintiéndome vencedor. Crucé la meta en 3:06:56, saboreando el triunfo que es superarse día a día, saboreando la victoria que se logra tras mucho perseguirla.

07-cruzando-la-meta

Más tarde me enteré de que Sergio y Pablo también sintieron lo mismo al cruzar la meta, consiguiendo ambos una nuesva mejor marca. Sergio concretamente bajó de una barrera mítica, los 3:30. También lo ha trabajado desde hace tiempo, y es que así es como se van consiguiendo las victorias en la vida: con esfuerzo, con sacrificio, con ilusión. Ése es el espíritu del ultrafondo, ése es el espíritu de los ultraOxígeno.

Abrazos para todos

08-finishers-campeones

PD: Ana, muchísimas gracias por el amplísimo reportaje de fotos que nos hiciste, tanto en Sevilla como en todas las carreras a las que vamos. Al final terminamos hablando de los que corremos y siempre nos olvidamos de los que esperáis y animáis, cuando realmente sois una parte fundamental. Gracias también por tus ánimos en el km6, en el 10, en el 37 y por tu compañía. ¡Eres un sol!

Advertisements