Islandia (3 de 3)

Y por último os voy a contar nuestro periplo por las Highlands de Islandia. Os pongo un poco en escena. Tal y como comenté en el capítulo (1 de 3), existen, a mi entender, dos Islandias totalmente diferenciadas, una la que te muestra la carretera de circunvalación 1, y la otra es la que nos lleva al interior de la isla. Después de realizar este viaje, hemos de decir, con total convicción, que irse de este pais sin aventurarse al interior de la isla es un error total. Puede que suene un poco radical, pero para nosotros es así sin ninguna duda.
Tengo que reconocer, que a medida que preparábamos el viaje, tenía serias dudas de que pudiésemos afrontar estas rutas interiores sin que nos ocurriese algo.
Os cuento, junto con Laponia (este viaje ya os lo contaré más adelante) Islandia posee uno de los mayores territorios vírgenes de Europa, no se donde ponía que se tiene la sensación de estar en Tibet, Mongolia o incluso en La Luna y que cierto es, tanto que los astronautas del Apolo se entrenaron aquí en 1969 antes de su viaje al satélite.
Se trata de un terreno vasto lleno de glaciares, volcanes, campos infinitos de lava de variados colores, zonas geotérmicas, desiertos de ceniza… en fin una auténtica locura visual.
Sólo se entra al interior en los meses de Julio y Agosto, no hay cobertura de ningún tipo, excepto satélite obviamente, los servicios (comida, bebida, combustible…) no existen prácticamente, no hay posibilidad de ayuda alguna ante cualquier percance, por todo esto tienes que ser autosuficiente. El interior se recorre con un vehículo 4×4, y ojo, tiene que poder vadear rios sin problemas ya que esto es el pan de cada dia en estas rutas.
En definitiva, unas rutas que hay que preparar a conciencia si no se quiere tener un susto.
Os cuento de Oeste a Este las que hicimos:

Ruta Kjölur, que recorre de norte a sur por la F35 un terreno muy verde. Tampoco os puedo dar muchas reseñas de esta ruta porque la hicimos con niebla y no vimos un carajo.
Como a la mitad de la ruta está la zona geotérmica de Hveravellir de donde son las fotos.

Ruta Sprengisandur. Nosotros entramos a esta ruta por el sur, donde la 26 se convierte en la F26 y llegamos hasta donde confluyen los glaciares de Hofsjökull y uno de los brazos del Vatnajökull, el Köldukvíslarjökull. Nos amaneció un dia espectacular y los colores estaban inspirados luciéndose de manera asombrosa.
Ruta espectacular que nos muestra estepas desérticas con grandes glaciares como telón de fondo.

Ruta Fjallabak, que la recorre la f208. Sin duda la más espectacular. Me cuesta describiros lo que experimentamos allí, de veras es emocionante lo que allí se ve. Cada curva es una incógnita y ninguna te decepciona. Montañas de ceniza por las que se deslizan lineas de musgo de color verde fosforito, silencio escalofriante, montañas de riolita de retorcidas formas con todos los colores del arco iris, lagos azules, campos de lava… sin duda lo más espectacular de todo lo que vimos de Islandia.
Landmannalaugar es un punto estratégico para realizar excursiones a un montón de sitios de esta reserva. Yo os recomiendo el prodigioso crater de color rojo de Ljótipollur.

Y por último las más remotas de todas, las Rutas Kverkfjöll y Öskjuleid (camino de Askja). Tomamos las carreteras F901, F905, F910 y F902 para llegar hasta el Glaciar, y de retorno, para hacer la Öskjuleid, cogimos la F902, F910, F894 y F88 hacia el norte. La ruta Kverkfjöll, nos conducirá hasta las cuevas de hielo escarbadas por las aguas termales que fluyen debajo justo del hielo, a 50 grados de temperatura, del glaciar Kverkfjöll. Pero nos muestra mucho más que esto, desiertos de ceniza espectaculares, campos de lava de colores granate, negros, beige. Sin duda un lugar al que merece la pena ir.
De vuelta, enlazamos con la ruta Öskjuleid. Zona de páramos espectaculares con una abundancia de agua, que hasta da miedo, y siempre vigilado por la montaña más famosa de toda Islandia, El Herdubreid.
La principal atracción de esta ruta es el gigantesco cono volcánico de Askja. Se trata de una caldera de 50 Km cuadrados ( si habéis leido bien) que surgió de una enorme explosión de tefrita en 1875, su interior contiene el lago más profundo de toda Islandia, el Öskjuvatn, con 217 m de profundidad. El camino hasta llegar a este cono nos muestra autenticos mares de lava deslizandose hacia el valle, da miedo.

Pues este fue nuestro periplo por este maravilloso pais al que sin duda volveré… en bici.

Advertisements