III SkyRace d´Andorra Buff SkyRunner WS

El día 22 de Julio se celebró en Andorra, y más en concreto en la localidad de Ordino, la tercera prueba del campeonato del mundo de carreras alpinas, el III Skyrace D´Andorra. Englobado este en el Mountain Festival que organiza Vallnord.

Una prueba marcada en el calendario como la más dura de las que voy a correr esta temporada.

Os doy los datos para poneros en situación: la carrera en un principio se movía en una distancia de 25,7 km´s, pero la situación meterológica que se presentaba en la cumbre del Pic de les Fonts (2.700 msnm), obligó a la organización a desviarnos hacia la localidad de Arinsal, con lo que se recortó la distancia en 2 Km´s. Un porcentaje muy elevado de la carrera discurre por encima de los 2.000 msnm, y el desnivel acumulado a salvar es, ni más ni menos, que de 4.442 metros… vamos, que el MAM es un caramelito al lado de esto.

Llegamos el Viernes a Andorra, y tras pasar la noche en altura durmiendo en La Rabassa, nos disponemos el Sábado por la mañana a realizar unas compritas por Andorra La Vella. Por la tarde nos metemos a visitar Ordino, dorsalear, cafelito y tarde tranquilita disfrutando de una temperatura de escándalo para la época del año en la que estamos.
Os pongo en situación. He pasado una lesión en el tendón de Aquiles del pie izquierdo que me ha tenido sin correr un solo metro durante 33 días. Lo único que he podido hacer es algo de bici estos últimos 15 días, pero sin forzar mucho. Así que os podéis imaginar la cantidad de dudas que me asaltan, antes de salir monte arriba. Mi objetivo, ver como va el tendón, y si me aguanta sin dolor, acabar la carrera olvidándome del crono.
Como ya sabéis, en esta carrera están casi todos los mejores corredores del mundo de carreras alpinas, falta algún ilustre como el Mejicano Mejías o el Italiano Fulvio Dapit, pero no faltan los de siempre, Angela Mudge, Corinne Favre, Castán, Roc, Jornett, Toffol…. en fin…

La organización nos obliga a llevar durante la carrera un cortavientos, y en el control de salida comprueban escrupulosamente si lo llevamos atado a la cintura.
Bang…. salen las féminas a las 9:00. Sólo corren …… increible para una competición de este nivel.

Bang…. salimos los varones en busca de un recorrido tan duro como espectacular.

Tras un tramo de asfalto nos adentramos a capón en la montaña, sin piedad pasamos de desnivel 0, a un fuerte desnivel que se va a mantener durante muuuuuuuchos kilómetros, para concretar mas, hasta la Roc de la Cauba. Tras llegar a este paso complicado, provisto de pasamanos para evitar accidentes, comienza un sube y baja atroz. Mi tendón de momento aguanta, pero mi estado de forma es patético, ¿justificado?, si, pero un poco desesperante. Subo a 10 minutos el Km, se que a este ritmo me voy a ir a mas de 4 horas, pero he de ser humilde y asumir mi estado de forma. Decido seguir a un ritmo lento pero seguro que me lleve a la meta.
En el Km 5 me tuerzo el tobillo y me provoco un esguince sin demasiado importancia para este terreno, pero cuando llego al Coll de les Cases y comenzamos el descenso hacia la localidad de Arinsal me empieza a molestar y mucho. Se que mi fiel seguidora Mari Jose, estará en el paso de esta localidad y me planteo el retirarme. Parece que voy cogiendo el ritmo y recupero un poco el ánimo para seguir. Me consta que queda lo más duro, deshacer lo ya corrido, pero este deporte es así, no sólo has de tener fortaleza física, si no que la mental juega un papel determinante, y más cuando el 70 por ciento de la carrera vas solo. En asfalto siempre te puedes enganchar a alguien, eso aquí….
Llego hasta Arinsal donde veo a MJ, le digo que voy regular pero que sigo. Pasamos un tunel y de nuevo para arriba. El desnivel es brutal y por lo tanto ganamos altura muy rápido. El paisaje es espectacular.
Las sensaciones no pueden ser peores, voy al límite y las paradas empiezan a ser preocupantes ya que cada vez son más frecuentes, lo estoy pasando muy mal.

Al llegar de nuevo al Coll de les Cases estoy derrotado, me alimento bien y tiro de coco de que manera “…tengo que acabar como sea…” La ondulación del terreno me tortura constantemente, y por fin llego hasta La Roc de la Cauba donde comienza el descenso hasta Ordino.
El descenso es bestial y no paro de resbalarme debido al cansancio.
Por fin toco asfalto…. mierda, aparecen las molestias del tobillo de nuevo. Por fin en un último esfuerzo llego a la meta en 4 h 30 min.

Un maravilloso catering con pasta y embutidos de la zona, nos curan las heridas a los 167 piraos que hemos logrado acabar.
Carrera muy dura pero espectacular en todos los sentidos, excepto en el ambiente, que para ser una prueba tan importante como es, deja mucho que desear.
El año que viene la cogeré con mejor forma.
Mas info de la carrera y de las próximas pruebas del campeonato del mundo aquí.

Advertisements