Skijoring en Guadarrama

Como no solo de carreras se vive, hoy quería comentaros otra forma diferente de disfrutar, esta vez con 2 amigas muy “peludas”.
El Skijoring es un popular deporte nórdico que consiste en esquiar unido a un perro por una cuerda sujeta a la cintura.
Como tal deporte, tiene incluso categoría propia en las grandes carreras de perros nórdicos, como nuestra “Pirena” española. (Suspendida ahora por falta de nieve, sic)


Y puesto que AL FIN cuajó un poco de nieve en la Sierra, Alex y yo decidimos irnos para arriba a “skijorear” con Cora y Cinca como grandes estrellas.
Llegamos a Cotos, saludamos a Cristina y montamos las pieles de foca bajo los patines de cada ski, para empezar a remontar la ruta al Peñalara. La meteo, nublado y -2ºC. Nos cruzamos con varios grupos de esquiadores que siguen tambien marcha hacia la cumbre, cada uno a su ritmo.

Abundan tambien en la ruta los grupos de cursillo alpino, siguiendo a sus guías para practicar las primeras maniobras de seguridad con crampones y piolet. Según remontamos, la meteo empeora bastante: Cierra la niebla con ganas, se va levantando viento y cae la temperatura. Eso sí, nuestras guías de cuatro patas van subiendo contentas y a buen paso.. Y tiran, vaya que si tiran 🙂

En las ultimas zetas llegando a la crestería sopla ya un viento fuerte y surgen de entre la niebla varios grupos de esquiadores ya de regreso. Nos cuentan que no han pasado de la Segunda Hermana por falta de nieve en la cresta y por el fuerte viento.
No importa, nosotros seguimos subiendo con las verdaderas estrellas de la ascensión, que posan en exclusiva sobre la nieve.

Por fin, llegamos a la crestería para comprobar que efectivamente no está el horno para bollos allá arriba. Con el viento y la niebla, el frío cae bien por debajo de -10ºC…pero lo peor es que la nieve está tan venteada que las rocas afloran casi de continuo y te arriesgas a rajar toda la tabla. 😦

Así que, a pesar de la desilusión que supone para nuestras compañeras, toca dar la vuelta y eso sí, disfrutar una bajada de lo más aventurera: Nieve costrosa muy desigual, niebla niebla y más niebla y mucho frío…gracias a Dios por el GPS que nos da tranquilidad para bajar casi cuadrados hasta Cotos.

Ahora, a esperar otra nevada que nos de más ocasión de airear crampones, piolets, skis y demás talabartes alpinos.
Si alguien (Inversiones Río-Miguel Angel Atance) se ha animado a poner más de 300.000€ para comprar la estación de ski del Puerto de Navacerrada tras 2 años de pujas desiertas, parece que aun queda más gente como nosotros que cree que el ski en Guadarrama no es una pura fantasía. Volveremos!

Advertisements